EL ESTAFADOR #161: CORRALITO

27/03/2013

linea

linea

editostafa

Chipre es un país perfecto para hacer experimentos. Es necesario seguir una metodología de laboratorio. Primero probar con un país con algo más de un millón de habitantes para ver qué pasa cuando lo que se debe se le imputa directamente al ciudadano. Primero probamos con ratones, luego ya implementaremos la medicina en conejos y monos. Es una cuestión de supervivencia de la especie. Si la cosa termina funcionando, lo de Chipre va a ser norma en el resto de los países mediterráneos, en conejos y monos. Medicina para salvar las grandes finanzas. Con los ratones, conejos y monos bien atados. En el corralito de los pobres.

Javilito

linea

linea

Javirroyo

linea

linea

Nomdenoia

linea

linea

Javi Cejas

linea

El poder es de quien los tiene

Gallinharta estaba clueca, así que, aunque casi famélica, se tumbó en su nido para empollar a sus futuros retoños, que se encargara él de lidiar con aquel extraño asunto, para eso fanfarroneaba de ser muy Gallo. Un par de días atrás las cosas habían cambiado, y a ella le parecía surrealista. ¡El acuerdo era simple! Tú me das de comer, yo te proveo de huevos y pretendo no darme cuenta de que estoy encerrada en un corral. El primer día hubo algunos cacareos extrañados, pero en el gallinero todo el mundo bajó la cabeza y a dormir se ha dicho que ya está oscuro. Al segundo día la sorpresa dejó paso a la indignación: «vamos a ver si es que estos se han creído que les vamos a dar el fruto de nuestras entrañas por nada». Las gallinas en corro exigieron al Gallo que hiciera algo: —¡consigue al menos una explicación!— decían hambrientas, pero este no paraba de pavonearse muy erguido sacudiendo las espuelas y soltando rabiosos quiquiriquís sin sentido. Las más modositas se dejaron impresionar, es lo que tiene la costumbre cuando te pisan cada día; de las doce gallinas que vivían en aquel espacio cerrado sólo Gallinharta y otras tres decidieron plantar cara: «vamos a ver, Gallo, aquí los huevos los ponemos nosotras, da igual que ellos se crean que los pones tú… así que más te vale averiguar qué es lo que ha pasado», dijo una. «Tu silencio es cómplice», decía otra. El resto apoyaba la moción con cloqueos airados.

Esa noche el Gallo, cagadito de miedo, temblaba en el corral mientras las gallinas dormían, cobijando sus huevos, unas; sobre nidos vacíos, otras. Hambrientas y cansadas, todas. A la mañana siguiente, antes de lanzar el primer canto, decidió darse una vuelta por los comederos a ver si había novedades, pero lo que se encontró fue una verja levantada y el gallinero vacío. Suspiró resignado, con las espuelas escondidas, a sabiendas de que ya no era necesario que defendiera los huevos que, vamos a estar claros, no tenía.

Belisa Bartra

linea

coNNtra

linea

Javirroyo

linea

@sobresalpp# Sobres al PP

linea

Martin Tognola

linea

Xavier Águeda

linea

banner_publicidad

linea

Peter Jojaio

linea

Sistema de Monos

linea

linea

Tamayo

linea

Tyto Alba

linea

Peter Jojaio

linea

Corralito

Estás en paro pero podrías estar trabajando, un poco más de reinventarse, un golpe de suerte y ya. Tienes un trabajo de mierda pero la jornada está a punto de terminar y te irás libremente a casa. Estás en casa, cenando delante de la tele, estás solo pero porque le dijiste que no a esa chica tan pesada. Si quisieras, podrías tener pareja. Tu pareja te aburre, las mismas discusiones, posturas y chistes una y otra vez. Tal vez la dejes y te dediques a la buena vida de soltero. O busques otra mujer, una más a tu gusto. Os casaréis, tendréis hijos. Llevas desde no-recuerdas-cuando sin pegar ojo, durmiendo a salto de mata, y quien dice mata dice biberón, el dichoso bebé no deja de llorar. Pero se hará mayor y recuperarás tu autonomía personal. Te vas de vacaciones a Madrid pero igual podrías ir a Cuenca, Barcelona o, quién sabe, Granada. Sigues una serie de televisión pero porque es de tu gusto, si no fuera así, no la verías. Has conseguido el préstamo para comprarte exactamente el coche que tú querías… aunque si hubieras conseguido ahorrar un poco más, te hubieras comprado el otro coche que exactamente quieres. Tomas la medicación que te ha mandado el médico pero puedes dejarlo en el momento en que te dé la gana. Y etcétera.

Así se hace que todas las prisiones resulten tolerables, procurando a cada uno la ilusión de que podría cambiar de celda.

Y, ahora, total son algo más de 250 palabras, vuelva a leerlo todo desde el principio pero donde pone “celda”, lea “corral”. Puede consolarse, o mosquearse más, si tiene en cuenta que lo han ido convenciendo para que lo construya, el corral, con sus propias manos.

(La frase en cursiva es de Hombres-máquina: modo de empleo, Tiqqun.)

Federico Montalbán

linea

linea

Nomdenoia

linea

Martin Tognola

linea

Javirroyo

linea

coNNtra

linea

Narcótico

Al ir a sacar dinero del cajero automático, confirmé lo que dijo anoche el ministro en las noticias. Necesitaba retirar doscientos euros para mi hija que salía esa misma mañana de viaje, pero el banco sólo me concedió cien. Así sería cada día hasta nueva orden. Esperamos causar las menores molestias, es un caso extremo, el momento más delicado de la crisis, anunció el Presidente, situado a la derecha del ministro, ambos cariacontecidos, mirando a la cámara como a un niño pequeño a punto de llorar y patalear. Tomé los billetes y me fui a casa en silencio, ajeno al creciente tumulto que rodeaba la sucursal. Calculé: de los cien necesitaba cerca de ochenta, el resto se lo daría a mi hija. Mañana volvería al cajero, y así sucesivamente, ya que los bancos estaban temporalmente cerrados. Si ella tenía ahorros o quien le adelantase algo, bien, en caso contrario, ni idea.

No es el fin del mundo, traté de convencerme. Recordé mi apoyo al nuevo gobierno. Mis airadas críticas al anterior desde mi Factbook o allí donde se terciase, ante el asombro de mi esposa, que me pedía que me contuviese, aduciendo que mostrar mis ideas en público me podía perjudicar. Pensé en aquella foto con el candidato, ahora tan desdibujado, en su visita a nuestra ciudad. Me estrechó la mano muy fuerte, más de lo que yo me esperaba, mientras me decía sonriendo que ahora sí, que habían vuelto con las ideas claras y que todo volvería a la normalidad. La fe se resquebrajaba, y me vino a la memoria la conversación con mi amigo Luis, siempre crítico aunque respetuoso con mis opiniones. Escuché de nuevo, ahora con amargura, cómo me hablaba de derrota. Decía que todo esto no era más que una gran telaraña, que nacíamos derrotados y que, cumpliendo todas las premisas, el común de los mortales sólo podía avanzar hasta un punto predeterminado. Vivimos en un espacio delimitado de derrota latente, pero siempre presente, afirmaba; y ahora sabemos que cuando todo va mal la derrota nos es colocada sobre la mesa, perdiendo el falso colorido que la camuflaba para mostrarse en crudo blanco y negro. Zarandean tu dignidad, patean tu amor propio; pierdes tus derechos, tu dinero. El futuro de todos pende del hilo más caprichoso y las perspectivas de cada cual son sustituidas por gente a la que no le tiembla el pulso. Se altera la base de la convivencia sin el más mínimo rubor.

Llegando a casa estaba cada vez más indignado, tenso, viendo la claridad que se desprendía de cada una de las palabras de mi amigo. Me sentía más despierto que nunca, pero a la vez vulnerable, rodeado de desierto. Sin embargo, mientras esperaba el ascensor cerré los ojos y apareció el narcótico. Ese que reconstruye las piezas rotas, que abriga y endulza la conciencia; que nutre de certezas cuando te sientes a punto de naufragar. Respiré hondo mientras subía, y los dos lados de mi cabeza que se hablaban a través de una ventana callaron. Uno de ellos se volatilizó, llevándose consigo los matices, las dudas, las preguntas, los distintos puntos de vista y las opiniones discordantes. Abrí la puerta y me dispuse a tranquilizar a mi familia.

Juanfran Molina

linea

banner-EL-ESTAFADOR-1

linea

Javirroyo

linea

banner_yes_fan

linea

BannerPepoPerez

linea

Can Kente

linea

banner13millones

linea

linea

Miguel Bustos

linea

banner_conejo_op

linea

Javirroyo

linea

One Comment

Leave a Comment