EL ESTAFADOR #163: CRISTINA

10/04/2013

Nomdenoia

linea

linea

editostafa

En España se lleva lo retromedieval (o neomedieval, según se mire). Tenemos:

– Un rey que va a grandes cacerías con princesas de otros países.

– Duques y princesas del terruño que han manejado los impuestos del pueblo como les da la gana (cobrados por ávidos recaudadores sin escrúpulos).

– Una justicia de aquella de la Inquisición.

– Una medicina cada vez más arcaica (gracias a los recortes del Señor de Rajoy y sus secuaces).

– Unos señores de las finanzas que arrancan las viviendas a la gente y las dejan con el culo al aire (porque lo de quemar pueblos ya no se estila)…

Con este panorama, y el caso Nóos de fondo nosotros (los bufones) queríamos dedicarle un especial a Cristina. Y lo hemos hecho. Aquí lo tenéis.

Ah, y con dos nuevos colaboradores: Bernat Solsona y Marc Fernández (no se los pierdan, son bufones de troncharse…).

También queremos dedicarle este número a Jose Luis Sampedro, un visionario que nos dejó esta semana, alguien a quien echaremos de menos. A él y sus lúcidas palabras, siempre con los desfavorecidos y con el pueblo.

Javirroyo

linea

Javirroyo

linea

linea

Javirroyo

linea

Cristina es tonta

Vengo de hablar con mi asesor fiscal, y le explico mi triste situación:

– Oye, verás, es que mi marido creó una sociedad y me puso a mí como administradora, y ahora le reclaman una pasta de Hacienda y me llaman a mí…

– Debería verlo, pero ya te advierto que sí, que te las vas a reclamar a ti. Este… ¿Tú has firmado las cuentas anuales?

– Pues sí, yo firmaba todo lo que él me pasaba.

– Pues entonces lo siento, pero no puedo ayudarte en nada. Tienes que pagar ese dinero.

– Es que parece que ha evadido dinero y que lo puso en una cuenta fantasma en no sé qué paraíso fiscal.

– Eso es delito, ya te estás buscando un abogado, esto es muy serio, puedes acabar en la cárcel.

– Pero es que yo nunca miraba lo que él me daba, yo firmaba y punto, ¿no vale con que mi marido diga que yo no tenía ni idea?

– Ante la ley no, a no ser que tú puedas justificar que eres analfabeta o que no tienes estudios, y no es el caso. Ahora tú eres responsable, porque tú eres la administradora de la empresa.

– ¿De verdad me estás diciendo que no tengo salida?

– Enséñame primero toda la documentación, pero si la situación es como la describes, ya te digo que lo mejor es que te busques un abogado.

Y entonces le digo que le he hecho una pregunta trampa, que en realidad estoy a punto de escribir un artículo y que quiero entender por qué Cristina de Borbón no está imputada. Y entonces mi gestor, señor ultra conservador, votante del PP de toda la vida, me dice:

– Eso, querida, nadie lo entiende.

La Infanta Cristina recibía de Aizoon cada semana entre 600 y 700 euros por unos servicios que no se han llegado a detallar.

La hija del Rey cobraba de la inmobiliaria por la presentación de facturas como si fuera un proveedor más.

La Infanta, según el sumario, ganó en tres años a través de esta empresa no menos de 510.000 euros.

La Infanta tenía que saber que Aizoon no había alquilado ni vendido un piso en su vida.

Aparte, La Infanta Cristina recibía 72.000 euros del Rey y 250.000 de La Caixa en 2004.

La infanta Cristina es directora del Área Social de la Fundación La Caixa, entidad para la que se supone que trabaja, aunque viva en Guachintón y no acuda a oficina ninguna.

Según afirman la fiscalía, el abogado y su marido, la infanta Cristina sufre cierta disminución psíquica o, quizá es analfabeta.

Porque una mujer que firmaba cuentas anuales y presentaba cada semana facturas de 600 euros firmadas por ella misma a una sociedad inmobiliaria que en la vida alquiló o vendió un piso, y no se dio cuenta de que era una tapadera fiscal, no está, evidentemente, en pleno uso de sus capacidades. O quizá no sabe leer.

Si la infanta Cristina es disminuida psíquica o analfabeta – como afirman su marido, el abogado de su marido y la fiscalía anticorrupción – que alguien me explique a santo de qué es Directora del Área Social de la Caixa y por qué cobra 250.000 euros anuales por un trabajo que, está claro, no está en condiciones de realizar.

Según su abogado, y según su propia declaración, el cociente intelectual de Iñaki Urdangarín debe rondar los 70 puntos dado que firmaba papeles que le incriminaban pero él no tenía ni idea de lo que firmaba. Y además, tiene un problema cognitivo muy serio porque no recuerda prácticamente nada de lo que hizo hace dos años.

Por cierto, Iñaki es sordo o eso alegó cuando se libró de la mili.

Si Iñaki Urdangarín es bobo y no tiene siquiera acabada la carrera de empresariales, aparte de tener un serio problema cognitivo, que alguien me explique por qué trabaja en Telefónica con un sueldo de 1,4 millones de euros anuales y por qué Telefónica le paga su mansión en Guachintón, los colegios de los niños y los viajes a España. O sea, en total, dos millones de euros anuales.

Si Iñaki Urdangarín es más corto el pelo de Sinéad O´Connor, como según él mismo se presenta, y tiene un serio problema cognitivo de ubicación en el espacio-tiempo, no me explico por qué se le pudieron conceder 17 MILLONES DE EUROS del erario público por la cara sin necesidad de que se presentara a Concurso Público alguno.

Y en fin, si Iñaki Urdangarín ha reconocido el propio Rey le pidió a César Alierta en su momento que alejara a su yerno de España y del escándalo que se avecinaba, nos está diciendo que tanto el Rey como el Presidente de Telefónica son culpables de haber encubierto un delito.

El argumento de “nos sale más barato tener Familia Real que un presidente de la República” no se sostiene dado que el mantenimiento de la tal Familia nos sale a todos los españoles por un pico:

– Los Presupuestos detallan un gasto de 25 millones, pero mantienen en secreto las partidas que pagan los ministerios de Hacienda, Interior y Defensa. A ello hay que sumar 34 millones para conservación de palacios y jardines.

– Por cierto: se consumieron en el ejercicio 2010-2011 unos 8,5 millones de kilovatios por hora de electricidad y otros 27 millones de gas, así como 0,2 millones de litros de agua. Se recibieron unas 700.000 llamadas telefónicas y se ingresaron hasta 1,8 millones de euros por la venta de un helicóptero que estaba en leasing. Se gastaron unos 120.000 euros en limpiar candelabros, otros 16.800 en instalar un sistema para proteger las botellas de vino de las bodegas de palacio y otros 550.000 en una sala privada de cine… Para que os hagáis una idea.

Pero incluso si se sostuviera ese argumento de “La Monarquía nos sale muy barata” (que no se sostiene por parte alguna)…

– Díganme ustedes si es moral que tengamos que mantener los dispendios de unos señores entre todos solo porque nacieron en un sitio y no en otro…

– Cuando tenemos un Rey que por lo visto encubre delitos y cuya fortuna de 1.790 millones de euros nos resulta cuanto menos sospechosa dado que siempre nos han contado que la familia española carecía de recursos económicos propios, que durante el exilio sobrevivieron gracias a la ayuda de las familias monárquicas y que tras la coronación de Juan Carlos I, los Borbones se mantenían con fondos del erario público y eran un ejemplo de austeridad en comparación con otras casas reales.

– Cuando la hija mayor, Elena, cae mal a todo el mundo, es famosa por su mala leche y no nos representa en ninguna parte.

– Cuando su hija menor, Cristina, según nos cuenta su propio marido, el abogado y la Fiscalía Anticorrupción, ronda el cociente intelectual de una niña de dos años, dado que ni siquiera es capaz de leer lo que firma y se ha casado con un señor que se reconoce a sí mismo también como un débil mental, a quien le engañan con un dos de pipas.

– Cuando su hijo el Príncipe ni cae ni bien ni mal sino todo lo contrario, pero fama de listo no tiene precisamente.

– Y cuando resulta que la única que cae bien de la Familia (pero que no lleva sangre de la familia) parece que lleva tiempo enferma, pero nadie nos lo quiere confirmar.

– Y cuando nos han dejado claro que por ser quienes son les colocan en puestos para los que no están ni de lejos capacitados y les regalan dinero del erario público en cantidades bochornosas sin que tengan que pasar por concurso público ninguno.

La Infanta Elena cobra 200.000 euros anuales por “en España de integrar laboralmente a personas discapacitadas y niños con problemas de exclusión”. ¿No habrá personas con más formación y con salarios más económicos para este empleo? ¿Qué sabrá la infanta de integrar laboralmente a personas discapacitadas que no sean miembros de la realeza?

O sea, que les tenemos que mantener porque tienen unas niñas muy monas que quedan muy bien en las fotos. Y no porque nos salgan más baratos que una República, porque resulta que nos salen carísimos. Pues resulta que yo tengo una niña preciosa y fotogénica y mis impuestos al día. Dado lo cual, me postulo para Reina, Princesa o Infanta ya mismo.

Y todavía no he acabado la diatriba, que conste…

Lista de las facturas personales que constan en el sumario del caso Noos o…

EN ESTO SE GASTA LA INFANTA LOS IMPUESTOS DE LOS ESPAÑOLES:

– gastos de los móviles de la familia: 16.000 euros en cinco años (llamaban a Pekín cada tarde o qué);

– alquileres de coches: 48.000 euros;

– catering de comida japonesa para una fiesta: 5.000 euros;

– acondicionamiento de la bodega del palacete de Pedralbes: 30.000 euros, compras de partidas de vino de Baigorri (6.500);

– más de 6.000 euros por estancias en hoteles de Roma, África y Estados Unidos;

– 2.114 euros de vuelos entre Minneapolis y Baltimore;

– una vajilla de 1.741 euros y compras personales de la propia Cristina de Borbón;

Y no sigo con toda la lista porque el sumario tiene 4.000 folios.

Todo esto, claro, pagado con dinero público, y no precisamente el dinero que España paga al Rey “para el mantenimiento de su casa y su familia”.

Lucía Etxebarria

linea

linea

Javi Cejas

linea

Belisa Bartra

linea

Peter Jojaio

linea

Bernat Solsona

linea

Miguel Bustos

linea

Bárbara Alca

linea

CoNNtra

linea

Xavier Águeda

linea

linea

Peter Jojaio

linea

@sobresalpp# Sobres al PP

linea

Rubio

linea

Xavier Águeda

linea

banner_publicidad

linea

Javirroyo

linea

Sistema de Monos

Y hoy nuestra canción dedicada va para ti, de nombre tan vomito, para que revientes en medio de una entrevista. “Relaciones peligrosas”, de Gatillazo: http://youtu.be/KI6dF42l0L8

linea

linea

Cristina

A mi abuela le gustaba hacer punto. Por mi parte, siempre pensé que era una costumbre de los tiempos de la miseria, de cuando solo podían vestir aquello que hacían con sus manos (aunque esto ahora suene a liberación new age). Mi abuela era de «una clase de mujer que el mundo haría bien en no volver a criar». Con esto quiero decir que guardaba en las entrañas de cuerpo y alma el recuerdo de la guerra, de la posguerra, había pasado hambre y calamidades sin fin. Todas ellas cosas que es mejor no repetir. Pero el mundo no deja de parir criaturas así. Aunque si tomamos la frase por otro lado, no por las circunstancias de la persona sino por la persona, por la potencia que guardaba en su interior, necesitamos miles como ella.

Hace unos meses, tuve que ir a la casa de mis abuelos a recoger unas cosas. Hace años que nadie vive en esa casa y yo, persona cabal y leída, cada vez que entro hablo con mi abuela. No lo puedo evitar. Quizás quiera espantar el miedo de las ausencias o tantos años entrando en la casa, siempre con la puerta abierta, siempre con ella allí, me han dejado una costumbre persistente. El caso es que mientras buscaba unas cartas sin mayor importancia, descubrí muchas de las piezas que había tejido mi abuela. Me quedé de piedra porque en todas ellas había tricotado nombres infames como Franco, Suárez, González, Aznar, Botín, Juan Carlos I… No daba crédito. ¿Qué hacía mi abuela, víctima de todos ellos, tejiendo su nombre con colores y formas tan hermosas? ¿Era ella una más de tantos y tantos esclavos felices de serlo, que admiran a sus amos? Cogí alguno de esos paños y me los guardé, un gesto a primera vista estúpido porque lo que me apetecía era olvidar aquella tontería.

Un poco después, leí Historia de dos ciudades y la reconciliación con mi abuela fue inmediata. Mi abuela era una de las tricotadoras que tejían los nombres de los que tarde o temprano debían pasar por la guillotina. Mi abuela tricotaba con agujas de afilado acero, del mismo que forjó y forjará cuchillas liberadoras, mi abuela tejía llena de rencor, convertida en una enemiga sin piedad de la dominación, deseando su completa aniquilación. Sus sueños no eran de sumisión y estaban acunados por la rabia creadora de nuevos mundos, tan aséptica e inútil hoy en día. Sus sueños eran pesadillas que provocaban el Terror en otros.

Me imagino qué pieza tan primorosa hubiera podido escribir con el nombre de Cristina.

Federico Montalbán

linea

linea

Tamayo

linea

Can Kente

linea

Tyto Alba

linea

Pau Anglada

linea

Claro, claro

Cuando me encargaron un artículo sobre la imputación de la Infanta Cristina reconozco que experimenté cierta desazón; hasta ahora nunca había escrito sobre “ellos”, me había limitado a criticarlos en los bares, a lanzar indirectas jocosas y a llevar con gesto adusto la bandera republicana en alguna celebración deportiva. Así que llamé a mi amigo Juan Luis.

–       Voy a escribir un artículo sobre Cristina.

–       ¿Y eso a qué viene ahora? ¿no hay asuntos por aquí más importantes?

–       ¿Cómo que a qué viene? ¿vives en una burbuja?

–       Ah, la hija del Rey, pensé que te referías a la Kirchner. ¡A por ellos!

–       No te escucho bien. ¿Estás en plena calle?

–       No, no, estoy en el partido.

–       No sé, quiero ser riguroso. Quiero decir, ceñirme a los hechos. Pienso que limitándome y centrándome en los acontecimientos, ayudo a explicar mejor la magnitud de todo esto e incido con más fuerza en la necesidad apremiante de claridad y justicia. Me da la impresión de que si nos dedicamos a machacar sin más, todo se puede terminar confundiendo y diluyendo; que incluso algunos culpables lleguen a pasar por víctimas. Puede parecer que nuestro mayor interés es presionar al juez o aprovecharnos de un momento de fragilidad, no sé. Cebarnos. Hacer leña del árbol caído. Opino que lo primero es volcarse en el caso Nóos.

–       ¿Es que ellos no han presionado toda la vida para mantener sus privilegios? Además, en estos momentos te puedes meter con quien te dé la gana. No puede pasarte nada, ¿cómo se van a vengar? ¿quién los va a defender hoy por hoy? ¿quién te va a señalar entre la avalancha? Si le tocases las narices a algún partido más allá de lo comúnmente aceptado, te aseguro que tendrías un enemigo declarado y con la capacidad y voluntad suficientes para devolvértela en cuanto pudiera, créeme. Además, si el árbol no se derriba no se puede hacer leña.

–       Y la leña nos da energía.

–       Eso, eso, escribe. Bien, bien.

–       ¿Vivimos en un bosque?

–       No te líes con las metáforas, que te conozco.

–       ¿Insultar al Rey no era un delito penal?

–       Eso ahora mismo está por ver, dales fuerte. Por fin los hemos maniatado. La calle hierve por este tema.

–       Creo que se han maniatado solos.

–       Sí, se han puesto las esposas y le han dado una patada a la llave, no se la acerquemos. Y eso que al Rey le dan grima las esposas (si son propias). Ja,ja,ja.

–       Desde luego no demuestra la rectitud que esperábamos. Es como si de un día para otro la inmoralidad lo hubiese inundado todo.

–       Claro, claro.

–       Pienso que la limpieza es el único camino que garantiza el futuro y la convivencia.

–       Qué profundo. Rima y todo.

–       Y que por eso la Monarquía debe ser escrupulosamente limpia. Si ha de existir tiene que ser absolutamente transparente y un espejo en el que mirarse.

–       Eso no lo pongas. Aparte de ser una horripilante cursilada les estarías insuflando vida, ofreciéndoles una razón de ser a la que agarrarse. No caigas en esa trampa, haz hincapié en que “nóos” es para nada racional a estas alturas la existencia de tal institución. Ja,ja,ja.

–       Eso es evidente. Anteponer tradiciones a realidades es del todo irracional, desde luego.

–       Claro, claro.

–       He escrito que me parece una pareja hierática. Cristina e Iñaki, digo.

–       ¡Y dale! Si te dedicas a dar rodeos melodramáticos vas a terminar pareciendo un cortesano, y eso puede jugar en tu contra a los ojos de mucha gente. Debes evitar cualquier tipo de empatía.

–       ¿No te lo parecen?

–       Supongo que sí. Pero son unos delincuentes y unos corruptos que se han aprovechado descaradamente de su posición para enriquecerse, eso seguro. No te muestres tibio ni te enfangues más de lo necesario.

–       Subrayo que Cristina debe renunciar hoy mismo a sus derechos dinásticos y, sobre todo, aplaudo que la Justicia haya demostrado que es igual para todos.

–       Claro, claro.

Juanfran Molina

linea

Marc Fernández

linea

banner-EL-ESTAFADOR-1

linea

Tamayo

linea

banner_yes_fan

linea

Damián Vásquez

linea

BannerPepoPerez

linea

banner13millones

linea

CoNNtra

linea

linea

banner_conejo_op

linea

Javirroyo

linea

4 Comments

  1. Serge Herbiet dice:

    Gran Estafador este!

  2. Dani dice:

    Muy maja os ha quedado esta edición.

  3. […] “Cristina” El Estafador #163 […]

Leave a Comment