EL ESTAFADOR #167: ESCUELA PÚBLICA

08/05/2013

Pau Anglada

linea

linea

editostafa

Lanzamos este ESTAFADOR especial ESCUELA PÚBLICA un día antes de la huelga general por la enseñanza pública en España, entre infantas “desimputadas”, ataques a la libertad de decisión a abortar de la mujer y recortes a lo público… O lo que es lo mismo, la derecha ultraliberal más recalcitrante vendiendo lo público al mejor postor… El pilar más importante de un pueblo, la educación pública y gratuita para todos está siendo torpedeada, al igual que lo está siendo todo aquello que representa igualdad de oportunidades y desarrollo. El “tanto tienes, tanto vales” es su lema: en la sanidad, la justicia, la educación… En todo. Si tienes dinero recibirás una educación en condiciones, sino, te jodes y vas a clases sobresaturadas y con poco presupuesto y pocos recursos. Si necesitas abortar y la ley de tu pais no te lo permite, siempre que tengas dinero te podrás ir a abortar al extranjero, sino te la juegas abortando de forma ilegal, de cualquier manera o te buscas la vida. Si tienes un problema legal y tienes pasta, podrás tener un buen abogado que te ayudará a ganar un juicio, o al menos a poder pagarlo. La película podría titularse “Regreso al pasado”. Muy al pasado. Y es una peli de terror.

Javirroyo

linea

Javirroyo

Martín Tognola

Sistema de Monos

Marc Fernández

Javirroyo

linea

linea

Javirroyo

linea

Javirroyo

a-nosotros-siempre-nos-ha-preocupado-la-educacion-publica

linea

Javi Cejas

linea

linea

Belisa Bartra

La educación prohibitiva

—Hijo —dijo el hombre con una sonrisa temblorosa que cruzaba su cara de lado a lado—, ya puedes estar tranquilo: conseguimos el dinero para pagar la mensualidad del colegio.

—¿De dónde lo sacasteis? —buscó a su madre en la habitación— Mamá no puede dar otro ojo, y ambos necesitáis al menos un riñón.

—Es cierto, pero nos pusimos a sacar cuentas y tu madre pensó que al fin y al cabo para qué queremos dos manos si con una ya hacemos —dijo contento señalando con el muñón de la izquierda su mano derecha.

—¿Fuisteis otra vez al grupo de donación? —los dos ojos del joven parecían a punto de saltar de sus órbitas— ¡Pero, papá, si sabéis que son unos buitres! Os dejarán sin nada…

—Pero podrás estudiar, hijo —respondió con tono tranquilizador—, al menos tú tendrás un futuro.

—¿Y para qué quiero estudiar —replicó el joven al tiempo que ajustaba el freno a las ruedas de la silla de su padre— si no habrá tampoco dónde trabajar?

—Pero fíjate que estarás entero para cuando tengas tu propio hijo —refutó el padre, rascando su única oreja mientras subrayaba esa obvia ventaja.

—Es posible… —tal vez no todo estaba perdido, pensó el muchacho, y añadió esperanzado— ¿Crees que por entonces aún  aceptarán partes del cuerpo?

—Claro que sí, hijo mío: nunca dejarán de tener hambre.

linea

linea

Peter Jojaio

linea

Tamayo

linea

Miguel Bustos

linea

Nomdenoia

linea

Marc Torices

linea

Pau Anglada

linea

Bernat Solsona

linea

Martín Tognola

linea

Can Kente

linea

Nomdenoia

linea

Peter Jojaio

linea

Pau Anglada

linea

Cinta Villalobos

linea

Sistema de Monos

linea

linea

Javirroyo

linea

Rubio

linea

linea

Xavier Águeda

linea

banner_publicidad

linea

Tamayo

linea

linea

Federico Montalbán

Escuela pública

Los gobiernos concebían a los hombres sólo como masa; pero nuestros hombres, al ser irregulares, no se reagrupaban en formaciones: seguían siendo individuos. La muerte de uno solo de ellos, como una piedra arrojada al agua, dejaba una señal durante un instante donde sucedía, pero de aquella muerte irradiaban círculos de dolor. Nosotros no podíamos permitirnos pérdidas.

Los siete pilares de la sabiduría, T.E. Lawrence

(a.k.a. Lawrence de Arabia)

Dejad ya mismo de hacer deberes. Tomad aire. Pensad un poco. O un mucho. Lo que haga falta. Lo que os apetezca.

Durante el curso: horarios, exámenes, calificaciones, excursiones programadas y didácticas, competiciones deportivas, deberes. Durante julio: escuela de verano. En agosto: deberes. ¿Nos estáis tomando el pelo? Decimos ¡basta! ¡dejadnos en paz!

El tratamiento que recibimos de la escuela, los alumnos como tales y los padres como padres de alumnos, es de carne de cañón, carne de fábrica, carne de oficina de desempleo, carne de aula. Con espíritu prusiano, rutina embrutecedora y disciplina castradora hacemos deberes. Libros de vacaciones o, si la seño se tira al rollo, un puñado de fichas fotocopiadas (y elegidas al azar) para que las familias no gastemos el dinero que empezamos a no tener. Pero da igual. Fotocopias u originales, los deberes son deberes. Y no los queremos hacer.

Sabemos lo que pretenden. Temen a la imaginación, al espíritu espfarmacia.com/levitra/ absurdo y brillantemente bobalicón de la infancia, a las mentes cimarronas, al ronin que podríamos llegar a ser, al guerrillero general de sí mismo. Quieren convertirnos en soldados amorfos, números en un batallón. Nos resistimos. Vemos a nuestros compañeros esforzarse en hacer bien las sumas. Vemos a sus madres reñirles para que trabajen más y mejor. Oímos: Ya estás en 3º (¡¡¡de Primaria!!!) y esto va en serio. O: Debes convertirte en un hombre de provecho. Y nos negamos a ser provechosos… para otros. Vemos y oímos y lloramos por las pérdidas que la guerra interminable de la Dominación contra nosotros deja en el camino. Cualquier día de estos, nuestros amigos no querrán hacer campeonatos de pedorretas o escupir desde lo alto del árbol más alto o inventar platos nuevos combinando los restos de la comida. La piedra se hunde en el agua y los círculos de dolor que recuerdan al niño indomable que pudo ser nos arrugan el alma.

Actuemos.

Una vez más, se trata de golpear y desaparecer. Sabotaje es la palabra. Y el sabotaje ofrece una amplia gama de opciones. Continúa en: http://www.elhombreamadecasa.com/2012/08/comunicado-del-comando-chuche-el.html

linea

linea

Marc Fernández

linea

Juanfran Molina

Grupo social

La cosa es que al principio se nos ocurrió montar algo para que se divirtieran los niños. Somos un grupo de amigos muy unido e inquieto, hemos estudiado en los mismos colegios y nuestras familias se conocen desde hace generaciones; así que organizamos unas clases de música sin más pretensiones, por aquello de que aprendieran a tocar instrumentos jugando y todo eso. Después vino la idea de hacer algo relacionado con los deportes. Ahí ya se fue agregando más gente, amigos de amigos, y más amigos, ya sabes. Toda gente conocida, claro; interesante, relacionable, que sabe moverse, nada vulgar; preocupada por la ecología, la investigación y la cultura. Luego vinieron los compromisos, eso es inevitable, que si los hijos de mi jefe, que si mi vecino, que si mi compañero de paddle. Así que decidimos crear un club, alquilar unos terrenos y pedir ayuda pública a través de nuestros numerosos contactos. Conseguimos algunas subvenciones y que nos construyeran pistas, vestuarios y todo lo demás.

Primero fuimos una asociación cultural sin ánimo de lucro, y posteriormente una cooperativa, ya que éramos bastantes y nos vimos obligados a contratar personal, gente muy agradecida de colaborar con nosotros que aceptaba nuestras condiciones de buen grado; y a la que le hacíamos un gran favor, tal y como están siempre las cosas por aquí. En nuestro club social todos se divertían y aprendían; además de cocerse, justo es reconocerlo, unas relaciones sociales de primer nivel. Incluso llegaron profesores de prestigio a nivel nacional. Nada que ver con las pocas prestaciones que se ofrecen en los colegios y otros centros públicos.

Como la cosa marchaba decidimos meter más pasta; algunos prefirieron no complicarse la vida y nos quedamos unos pocos, que creamos una sociedad limitada. Las solicitudes nos llovían (incluso tuvimos que subir las cuotas para cerner la demanda), tanto de la ciudad como del resto de la provincia; comerciantes, hacendados, todos con posibles y muy preocupados por el desarrollo de sus hijos, qué duda cabe. No paraba de apuntarse gente influyente que genera riqueza para todos, que tiene algo que decir en nuestra sociedad: directores de banco, políticos, funcionarios, promotores, médicos, catedráticos, empresarios en auge… Todos activos, muy al día, con una forma positiva y práctica de ver la vida; comprometidos con el progreso y la estabilidad del Sistema. Nada que ver con lo que se ve por la calle, ni por la tele. Personas con un toque especial y una posición que defender; relevantes, que se apoyan las unas a las otras y saben estar. Aumentaron las inversiones y entró algún socio capitalista más. Y más inscripciones, y más gente sana de la que va al grano; culta, deportista, amante de la naturaleza. Así hasta que un buen día alguien lanzó la proposición: “¿por qué no montamos un colegio, para los nuestros?”.

linea

linea

Peter Jojaio

linea

Javirroyo

linea

banner-EL-ESTAFADOR-1

linea

Nomdenoia

linea

Javirroyo

linea

banner_yes_fan

linea

Pau Anglada

linea

BannerPepoPerez

linea

Peter Jojaio

linea

banner13millones

linea

linea

Pedro Strukelj

linea

banner_conejo_op

linea

Javirroyo

linea

6 Comments

  1. […] Una viñeta para El Estafador 167: Escuela pública. […]

  2. […] Echadle un ojo a: El Estafador #167: Escuela Pública. […]

  3. Pep dice:

    El de Marc Fernández qué quiere expresar, ¿que en Catalunya no hay corrupción? Porque eso es lo que parece. ¿te ha convencido Mas de lo malo que son los de fuera o qué, porque yo soy catalán y veo la misma mierda que pueda haber en Madrid o en Valencia, por poner unos ejemplos.

  4. […] Tognola sobre la infanta imPUTAda en “El estafador #167″ Visita la edición #167 de “El estafador” pulsando aquí  FacebookTwitterTumblrPinterest […]

  5. […] Dibujos pàra el Estafador […]

  6. Laura dice:

    Buenísimo. Muchas felicidades.

Leave a Comment