LA ESPITA DE GAS: Coronación y Cárcel

19/06/2014

El día 19 se celebra el fin de curso en el cole de mis hijos con una actuación de Drilo el Cocodrilo y su banda. Son muchas las cosas que odio. Muchas, de verdad. No os podéis hacer una idea. Entre ellas están los Cantajuegos y derivados. También está la monarquía, que tiene en el 19 de junio una fecha importante. Estoy en racha. Ese día se celebra la coronación de los Reyes Felipe VI y Letizia I. No tengo la certeza de que las reinas consortes se enumeren así que tal vez me haya pasado de listo con el ordinal. Carlos y Carmen ya estarán en prisión cuando todo esto ocurra. Se van a comer tres años por participar en un piquete informativo en la última huelga general en Granada. Se atrevieron a hacer una pintada en un bar. Tres años. Hemos pasado de la frivolidad enervante de Drilo al miedo que da la situación actual. Dos trabajadoras se enfrentan a una sentencia similar por echar pintura en una piscina. Una idea cojonuda, dicho sea de paso, mierda que las pillaran. Los detenidos y detenidas son cada vez más y todavía no ha entrado en vigor la ley mordaza. La policía llega de noche a sus casas y usando fotos, vídeos o cualquier excusa se los lleva detenidos. España, 19 de junio de 2014, ésa es la fecha en la que pasan estas cosas. Este nuevo monarca tan preparado y tan joven no hará nada al respecto. Pero deberíamos no confundirnos. Llamadme anarquista amargado pero la república no sería de izquierdas. La última puso en marcha la Ley de Vagos y Maleantes y acabó a fuego y plomo con la revolución de Asturias. ¡Viva el municipio libre! Si hubiera un referéndum el resultado más probable sería el del mantenimiento de la monarquía. Y deberíamos volver a recordar que los pueblos se revuelcan en la basura que se merecen. En la España de Felipe VI, dice una amiga, solo se va a sentir segura cocinando cupcakes. Desde luego si te dedicas a defender tus derechos o los de otros estás bien jodido. Por mi parte, a veces pienso en tejer un capullo en el que encerrarme. Me gustaría que fuera de músculo uterino y que estuviera bien relleno de líquido amniótico pero me tendría que conformar con materiales más a mano. Me quedaría allí escondido, protegido por capas y más capas de, por ejemplo, pura lana virgen. Sordo a lo que sucede. Ciego a tanta barbaridad. Mudo de rabia. Pero sería un capullo con cremallera, para poder sacar la mano y escribir porque, damas y caballeros, El Estafador ha vuelto.

 

PD: Entre las cosas que odio están también las recogidas de firmas por internet pero como soy pura contradicción se puede firmar para pedir el indulto de Carlos y Carmen aquí.

 

 

Etiquetas: , , ,

Leave a Comment