EL ESTAFADOR #151: DURAN I LLEIDA

16/01/2013

linea

linea

editostafa

Creo que hoy no hace falta ni editorial. Le dedicamos este número de EL ESTAFADOR a Duran i Lleida, un retrato dibujado de un político que, parafraseando una de las viñetas de Javi Cejas, “es demócrata de cuerpo para abajo y cristiano de cuerpo para arriba. Es catalanista de mente y españolista de tripas corazón.”

Eso sí, aprovecho para presentar a dos nuevos colaboradores de EL ESTAFADOR: CoNNtra y Damián Vásquez, que esperamos disfrutéis con sus chanzas y bromas dibujadas. Disfruten.

Javi i Royo

linea

linea

Javirroyo

linea

Javi Cejas

linea

Nomdenoia

linea

CoNNtra

linea

banner_publicidad

linea

Peter Jojaio

linea

Sistema de monos

linea

linea

Tamayo

linea

Peter Jojaio

linea

Cara Durán

¡Qué negatividad! Hay un ánimo destructivo en el ambiente, eso es nocivo para la salud… en especial para la mía. ¿Por qué ahora todos quieren que dimita?

[Risas de fondo]

El nostre pais és nomes per nosaltres! Hay que resetear todo esto de la consulta, oi? que no queremos dejar fuera del negocio a nadie que nos convenga… a ver si nos vamos a quedar cortos.

¿Qué? ¿Quién… yo?

Però de què em parleu? ¿Dimitir yo?

[Risas de fondo]

A esos que no son de aquí, no los incluya, Déu meu santísim… Si, total, no pueden votar. Que no, que no, que aquí no cabemos todos, por mucha hambre que tengan, que busquen pan en otro lado. Para eso están los servicios sociales… O mejor, la Santa Mare Esglèsia que les lea la cartilla y luego los reubique en algún sitio; en algo tendrán que gastar los duros que les doy cada Navidad.

¿Cuál sitio? Pues yo qué sé, uno en donde no se vean.

A Catalunya no hi cap tothom!

[Silencio de fondo]

Pero hay que ver lo ingenua que llega a ser alguna gente, si tengo más cara que espalda, ¿es que nadie nota mi calvicie? ¿De dónde pensarán que viene?

[Risas de fondo]

Belisa Bartra

linea

Xavier Águeda

linea

Federico Durán i Lleida

Fue a caballo entre la década de los sesenta y los setenta (siglo pasado) cuando un grupo de conspiradores se reunió en una cabaña en los Pirineos. Mientras la autonomía obrera ponía a las fábricas en la vanguardia de una posible revolución y la policía franquista masacraba obreros en las manifestaciones, este grupo de conspiradores pergeñaron un plan, infalible según ellos, para acabar con el Estado de una vez por todas. En el grupo había hijos de burgueses, algún que otro aristócrata y hasta algún que otro trabajador manual. Miscelánea revolucionaria. El plan consistía en infiltrarse en los distintos partidos políticos que acabarían teniendo representación parlamentaria. Franco empezaba a oler a muerte y las negociaciones para cambiar una dictadura por una democracia parlamentaria, una etiqueta por otra, estaban muy avanzadas. Pero este grupo de conspiradores no estaba dispuesto a que la máxima gatopardiana de que todo cambiara para que todo siguiera igual volviera a triunfar. Se infiltrarían en las directivas de los partidos políticos, llegarían al poder y lo minarían con toda clase de comportamientos absurdos y decisiones injustas. Era un trabajo a largo plazo pero si la Humanidad llevaba siglos esperando para librarse del yugo de la Opresión, bien podría esperar unos años más. Avanzaron en todos los frentes. Igual dejaban un reguero de fiestas nocturnas homosexuales en pequeños pueblos gallegos para después chillar discursos homófobos que se aliaban con toda clase de mafiosos para que la corrupción campara a sus anchas por el Estado. Igual se dejaban fotografiar en una suite del Ritz para luego criticar a los jornaleros andaluces que privatizaban servicios sanitarios para luego llevárselos ostentosamente a sus empresas privadas. Igual sometían a un chaval al régimen FIES mientras sus familiares (de los políticos) estaban en busca y captura que hablaban de paz mientras hacían toda clase de usos mezquinos de los atentados y las víctimas. Todo valía con tal de que la mecha del odio al Estado prendiera por fin entre las clases populares.

Pero algo falló. Llegó a ser imposible degradar más la vida política del país, ya no se les ocurría qué más hacer para movilizar a las masas, y el estado de cosas ni se inmutaba. Informaciones contradictorias afirman que la mayoría de estos conspiradores volvieron a reunirse para certificar la enésima derrota. No se sabe si salieron de esta reunión con un nuevo plan. Todo es posible.

Federico Montalbán

linea

Damián Vásquez

linea

linea

Duran

“Eres demócrata y cristiano, eres un gusano”. Un día alguien le habló a Duran i LLeida de está canción de La Polla Records y no pudo resistir la tentación de buscarla en internet, la escuchó y una silenciosa obsesión se instaló en su augusta cabeza. Paseaba casi siempre cabizbajo, tarareando esa maldita tonada que le asaltaba en el momento más insospechado, con una mano ocultando sus labios disimuladamente (porque, ¿y si, tratándose de un político de primer orden supracatalán, supraespañol, casi supraeuropeo, a alguien de Telecinco le daba por capturarlo en vídeo y contratar a un lector de labios para hacer públicos sus pensamientos?). Como antídoto se decidió a cambiar lo de demócrata y cristiano por otras ideologías pero eso, lejos de ahuyentarla, la hacía más presente. Por eso en sus visitas a Madrid se trasladó a una suite del  Hotel Palace, quería provocar una reacción de choque, y lo consiguió. Ante el exceso y ostentosidad de esos salones para un servidor público, la canción, avergonzada, decidió retirarse discretamente para no ser continuamente rememorada por aquel cristiano pedante y altivo.

El democristiano extendió los brazos para dar gracias por su suite y su recobrada libertad de pensamiento, y procedió a limpiar sus gafas antes de tomar el desayuno. Luminosos tonos blancos y pastel le rodeaban como una caricia. En ese momento, sintiéndose en el exacto lugar que le correspondía en el mundo, descubrió que la pared le susurraba. Tembloroso, colocó las gafas de diseño sobre la mesa. Había encontrado su oráculo en el lugar más adecuado a su clase y distinción. Era, sin duda, la recompensa por ser el más democristiano de todos: liberal sin restricciones, defensor a ultranza de las tradiciones; católico impoluto, prácticamente inmaculado; personaje tibio y comprensivo, o remilgado y deslenguado, según los casos. Amante de la caridad queda y discreta antes que de la solidaridad. De las pequeñas concesiones antes que de las reformas en profundidad. De cambiar cositas aquí y allá para que todo permanezca igual. La pared consejera le hizo sentirse más poderoso e intocable. Ella le animó a jugar con medias verdades, a buscar rédito en los prejuicios y la xenofobia, a sacarse de vez en cuando la cruz del pecho para golpear y delirar, a ser injusto a sabiendas, a afilar el verbo; y a tomar aire para enfrentar el escándalo y la vergüenza personal y política con soberbia e irónica sonrisa.

Juanfran Molina

linea

banner-EL-ESTAFADOR-1

linea

banner_yes_fan

linea

BannerPepoPerez

linea

banner13millones

linea

Ricken

linea

TEBEOTECA_banner

linea

linea

banner_conejo_op

linea

Peter Jojaio

linea

3 Comments

  1. […] Una tira cómica para El Estafador 151: Duran i Lleida. […]

  2. […] JO JO que grande la gente de El Estafador espero ser […]

Leave a Comment